05 / 12 / 2010
Un partido para olvidar lo antes posible
Real Sociedad 2 - Athletic Club 0



El Athletic Club ha perdido 2-0 frente a la Real Sociedad. Prieto, de penalti y San José, en propia meta, han sido los autores de los goles en un partido para olvidar lo antes posible.

Después de casi cuatro años volvía a la palestra otro de los derbis y como ya ocurriera en la visita que nuestro equipo rindió al Real Madrid, se han repetido lleno y máxima recaudación. En lo que a Anoeta respecta, es lo que tiene ser el equipo presuntamente importante a batir, tal y como se ha comprobado en la hostil recepción al llegar al campo, pedradas al autobús incluidas, circunstancia que en lo que llevamos de temporada no ha tenido parangón. Con esa etiqueta habrá que tirar para adelante, porque en el terreno de juego y después de unos prolegómenos emocionantes, el Athletic ha amagado y poco más, ante un anfitrión que se ha limitado a ponerse por delante cuando no lo esperaba y a gestionar con tino el resto de partido, ayudado eso sí, por unas cuantas dosis de infortunio rojiblanco.

Desgraciadamente la Real Sociedad ha capeado el temporal de los primeros minutos, el guión decía que iba a ser al contrario y, para más escarnio, nada más comenzar la segunda mitad un autogol les ha colocado en el escenario ideal para dejarnos a tres puntos en la clasificación. Quedaban muchos minutos por delante, pero la impotencia del Athletic se ha alineado con el buen trabajo defensivo local.

Además, el de hoy será uno de esos días que, por ejemplo, Mikel San José podrá poner como paradigma de esos indicados para no levantarse de la cama. Si la cosa prometía para el central en el minuto 2 cuando un remate suyo con la zurda a saque de esquina lo ha despejado de nuevo a córner Bravo, conforme han pasado los minutos el panorama particular y, por ende, el general se han oscurecido.

El intercambio de golpes propuesto por nuestro equipo ha traído de la mano un ritmo alto, un partido abierto y el balón más cerca de Bravo que de Iraizoz. Gabilondo la ha tenido en el minuto 14, pero su chut se ha ido alejando de la meta rival, mientras que la Real Sociedad esperaba tener éxito en algún balón largo.

Sin embargo, la opción les ha llegado en un momento inesperado, cuando en el minuto 24 un cabezazo ha sido interceptado con la mano por San José. El penalti, claro, lo ha transformado Prieto, pero con la normativa relativa a la paradinha en carne viva, el colegiado le ha amonestado y ha mandado repetir, aunque a la segunda ha sido la vencida.

Con desventaja en el marcador el Athletic no ha cambiado mucho, salvo a la hora de revolucionarse y dejarse llevar por el ansia de querer empatar lo antes posible. El partido, al menos, no dejaba indiferente a nadie. En el minuto 31 Gurpegi, de cabeza, ha rematado fuera, como Susaeta de falta en el 32 y Llorente con la zurda en el 37.

Los anfitriones no se prodigaban en exceso, aunque poco después de un córner lanzado por Griezmann, que no ha encontrado rematador, han gozado de una ocasión que ni pintada para adelantar en el tiempo lo que luego hemos vivido, el segundo gol. Griezmann ha saltado con Iraizoz fuera del área pequeña y cuando todo indicaba que el colegiado iba a señalar falta, incluso el público ha jaleado el chut al palo como si de una jugada prescindible se tratara, el balón ha quedado suelto y Griezmann, completamente solo, ha rematado al poste.

Un resultado negativo en el descanso, pero que visto el rendimiento de la primera mitad, no parecía insuperable. Sin embargo, pese al inicio con espíritu ofensivo de nuestro equipo, la primera aproximación local ha supuesto un autogol de San José. ¡Vaya día! Toquero ya había reemplazado a Gabilondo y Muniain había pasado de jugar por detrás de Llorente a hacerlo en la banda izquierda.

Restaba casi toda la segunda mitad por disputar, pero nuestro equipo está fuera de casa más para regalar que para ser agasajado. La Real Sociedad no cambiaba ni de lejos su compostura y cada vez aparecía más tranquila, sin empacho en alejar de cualquier manera el balón que había cedido sin ruborizarse al Athletic y, de paso, sembrar la duda al contragolpe.

Griezmann, de falta directa bien repelida por Iraizoz, ha tenido la mejor ocasión donostiarra, además de un cabezazo franco que Llorente ha enviado por encima del larguero. Caparrós ha movido rápido el banquillo, era el minuto 58: Orbaiz por Aurtenetxe con Gurpegi en el lateral izquierdo.

Nuestro Llorente ha cabeceado fuera, en el 63, y en el 72 un centro chut de Susaeta no ha sido convertido de milagro en gol por Toquero. Labaka por Zurutuza e Iturraspe por Javi Martinez han sido los siguientes cambios, aunque la dinámica del partido indicaba que el pronóstico ya era claramente blanquiazul.

El Athletic no se ha rendido, pero jugaba sin mucha profundidad en las bandas y con un Llorente rodeado por tierra, mar y aire. Sólo Orbaiz con varios disparos lejanos, uno de ellos desviado a córner por Bravo, ha intentado algo distinto, si bien Llorente lo ha vuelto a probar de cabeza, pero ha picado demasiado el cuero.

Y si lo anterior no fuera suficiente, con todos los cambios efectuados Iraola ha sentido molestias físicas y ha terminado de delantero dejando su puesto natural a Toquero.

Además de perder este partido para olvidar, el Athletic ya no ostenta el registro de haber marcado en todos los partidos. No era el mejor día para dejar de hacerlo, aunque ni siquiera podemos echar la culpa al viento sur o al estado del terreno de juego. Y para retomar la senda del gol, llega el domingo a San Mamés la revelación de la Liga, el Espanyol.