17 / 07 / 2012
Wukro, día 11, de profesoras
Varios de nuestros compañeros de la misión se han ido hoy a visitar Lalibela, una de las zonas más turísticas de Etiopía que alberga las famosas iglesias talladas en roca, por lo que después del entrenamiento nos ha tocado hacer de profesoras en la escuela de verano. Dos de nosotras hemos estado con los más pequeños y las otras dos con los mayores. Con los txikis se enseña inglés utilizando cartulinas con imágenes y canciones infantiles.

La clase de los mayores ha comenzado con una pequeña biografía de cada uno de los alumnos en inglés. La mayoría han dicho que quieren ser futbolistas, médicos, enfermeros o profesores. Los niños están acostumbrados a estar todo el día en la calle y tenerlos dos horas seguidas sentados en clase es casi misión imposible.

En la clase de los mayores hay niños de entre 11 y 14 años. Con las clases de inglés no hemos notado tanto la diferencia de edad, pero cuando hemos empezado con la clase de matemáticas hemos visto que algunos hacían los ejercicios muy fácil y a otros les costaba mucho tiempo. Nos ha resultado difícil conseguir que los mayores se mantuviesen atentos y que los pequeños fuesen capaces de seguir la clase. Inglés, matemáticas… y hemos acabado las clases cantando canciones en euskera. Sí, en euskera. Durante el año pasan tantos cooperantes euskaldunes que al final dejan huella. La de “Oso ondo egiten duzulako…” o “Pintxo, Pintxo…” la tienen muy mascada. Ahora también la de “Alabin, alaban, alabin bon ban…”

A lo largo de estos días en Wukro hay algo que nos ha estado llamando la atención, y es que hemos visto a mucha gente con un palo en la boca. Hemos preguntado y nos han dicho que usan las ramas de un árbol como cepillo de dientes…